martes, 27 de septiembre de 2011

CORPOTIC, ¿caja menor o
rueda suelta del MinTIC?

Multimillonarias cifras, decenas de beneficiarios y muy pocos controles, son las características de los contratos firmados por esta entidad, en nombre del MinTIC.
En lo que va corrido del gobierno de Juan Manuel Santos, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comuni-caciones ha invertido miles de millones de pesos en la adquisición de bienes y servicios de la más amplia variedad. El problema es que muchas de esas inversiones se han hecho de manera irregular, pues en no pocos casos el Ministerio se ha saltado todos los procedimientos de contratación, evadiendo los controles e incumpliendo las normas de buen gobierno y transparencia anunciadas por la Presidencia de la República. Así se desprende de una investigación adelantada por Un Pasquín y que deja en entredicho la efectividad de Diego Molano Vega frente a dicha cartera.

Portada de la Edición 58 de UN PASQUÍN
[Clic para ampliar]
De acuerdo con datos del Portal Único de Contratación [www.contratos.gov.co], desde el domingo 8 de agosto de 2010 hasta el viernes 23 de septiembre de 2011 el Ministerio, ha gastado a través de una singular entidad al menos 2o mil millones de pesos por contratación directa, mientras que por licitación pública no ha gastado un solo peso.

Dicha entidad se llama Corpotic (Corporación para el Desarrollo, Apropiación y Aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) y fue creada en diciembre de 2009 durante la administración de María del Rosario Guerra. Según el acta de constitución, Corpotic “tiene como objeto la gerencia, administración, gestión y ejecución de proyectos socioeconómicos dirigidos a la apropiación, uso y aprovechamiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones en todos los sectores de la sociedad colombiana”; sin embargo, se ha convertido prácticamente en un ministerio paralelo, “que está desempeñando funciones inherentes y misionales de esa cartera”, le dijo a este periódico una fuente de un organismo de control, conocedora de estos procesos.

Un Pasquín le preguntó al Ministro la razón por la cual se estaban tercerizando de esa manera tareas tan importantes para su despacho, y dijo que se debía a que “el Ministerio no tiene personal para ejecutar proyectos en campo” y explicó que el inconveniente es que el ministerio a su cargo es un ente ejecutor, pero sin estructura de ejecución.

A su vez, el abogado Nelson Izáciga, Contralor Delegado para Infraestructura Física, Telecomunicaciones y Comercio, manifestó que en sus casi dos años de existencia a Corpotic nunca había sido objeto de una auditoría por parte de la Contraloría General de la República, pero a renglón seguido indicó que hace aproximadamente dos semanas se le inició una auditoría especial que todavía está en curso.

[Clic para ampliar]

Curiosas coincidencias. Pero la excesiva contratación directa y la usurpación de funciones del Ministerio no son las únicas irregularidades relacionadas con Corpotic. Otra anomalía se presenta en la forma como esta entidad entrega los contratos en nombre del MinTIC. El pasado 24 de mayo Corpotic firmó un contrato con el bufete Nieto & Chalela Abogados, por 417’600.000 pesos, para la prestación de “servicios profesionales de asesoría jurídica especializada en derecho de las telecomunicaciones y contratación estatal”, por un período de siete meses. No deja de ser curioso que este negocio le haya sido entregado sin licitación a Nieto & Chalela Abogados, la misma firma que asesoró en 2006 a Colombia Telecomunicaciones S.A. (la antigua Telecom) en el negocio de fusión con la multinacional Telefónica, empresa para la cual trabajaba en esa época el hoy ministro Diego Molano.

Y ahí no paran las curiosidades. El 26 de noviembre de 2010 Corpotic firmó un contrato de interventoría del Tercer Plan Bianual para el Desarrollo de las Telecomunicaciones Sociales, por un monto de $3.999’680,000 con una organización llamada Centro de Investigación de las Telecomunicaciones (Cintel). Según la descripción de su página web, este centro tiene “la misión inicial de fomentar el desarrollo del sector de las Telecomunicaciones y actualmente, de las Tecnologías de Información y Comunicaciones” y es una “corporación de derecho privado sin ánimo de lucro, de participación mixta”.

En primer lugar, dicha contratación no tendría justificación ya que Corpotic tiene un Revisor Fiscal, entre cuyas funciones está la obligación de “velar que las actividades, negocios y contratos que adelante la entidad se ajusten a los estatutos y reglamentos”. Pero lo más delicado del asunto es que estatutariamente el Ministro es el presidente de la Junta Directiva de Cintel; es decir que dicha interventoría la realiza una empresa afín al Ministerio, lo cual no genera mucha confianza sobre su rigor.

[Clic para ampliar]
Sobre este particular, Diana Celis, Secretaria Privada del Ministro, le dijo a Un Pasquín, que esa determinación se tomó porque la licitación se había declarado desierta y no había tiempo para abrir otro proceso licitatorio. Y, sobre el posible conflicto de intereses en la ejecución de la interventoría, por la relación estatutaria de Molano con Cintel, la funcionaria dijo que el Ministro no ha asistido a ninguna reunión de esa junta, y que para el efecto tiene delegada oficialmente a la Viceministra, María Carolina Hoyos Turbay; pero casi siempre quienes asisten a las juntas son los asesores de esta.

¿Entidad fantasma? Por otra parte, pese a los elevados recursos estatales que Corpotic maneja y a que fue creada a instancias del propio MinTIC, esa entidad no figura por ninguna parte en el organigrama del Ministerio y de sus actividades no se habla. De hecho, en el show de rendición de cuentas que hizo el pasado mes de julio el ministro Diego Molano, en el centro Compensar, en Bogotá, el término Corpotic no apareció por ninguna parte, cosa que no deja de ser llamativa, si se tiene en cuenta que desempeña muchas funciones vitales para esa cartera.

Al ser consultado al respecto, el Ministro le dijo a este periódico que la omisión de Corpotic en la rendición de cuentas, se debió simplemente a un olvido. Y Celis le bajó el tono al asunto aduciendo que “comparado con las sumas que maneja el Ministerio, $20 mil millones no son nada”. Y en efecto, será tan insignificante el presupuesto que maneja Corpotic, que no es digna de aparecer tampoco en los organigramas del Ministerio, pese a que funciona en las instalaciones del edificio Murillo Toro, en el centro de Bogotá y que tiene cerca de 30 funcionarios en nómina.

Así las cosas, cabe preguntarse si Corpotic está siendo utilizada para eludir olímpicamente las leyes de contratación pública (lo cual explicaría por qué se le da tan escasa visibilidad), o si se trata de una rueda suelta que para muchos contratistas se ha convertido en una rueda de la fortuna.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

PROBLEMAS DE SALUD

“Digan la mierda que quieran de mí.
Me da igual”: 
Salud Hernández–Mora


El nombre de Salud Hernández-Mora ha aparecido en diversas ocasiones en estrados judiciales [y algunos medios digitales], debido a las alusiones que varios ex funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad han hecho de esta periodista como partícipe de la campaña de desprestigio que ese organismo de inteligencia adelantó contra la Corte Suprema de Justicia.

Por Claudia Julieta Duque
Especial para Un Pasquín

Hasta ahora, tres altos funcionarios del DAS han señalado a Salud Hernández–Mora como una de las periodistas que recibieron información privilegiada y reservada de las indagaciones ilegales que esa entidad adelantaba contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Uno de ellos, el ex coordinador del Grupo de Observación Nacional e Internacional (GONI), Germán Albeiro Ospina Arango, aseguró que la divulgación de tal información era el “mecanismo previsto” por la dirección del DAS para neutralizar las investigaciones de la Corte sobre parapolítica, “específicamente en lo que hace referencia a la entrega de información en las oficinas del capitán Lagos, por la funcionaria Mónica Cardoso al periódico El Espectador y en mi caso la entregada a la columnista Salud Hernández en las oficinas del capitán Lagos”.

En julio de 2010, Ospina dijo en la Fiscalía que “en este caso, que yo tenía y tengo claro que el suministro de información que procesa y maneja el DAS, tiene carácter de reservado y que la misma solo puede ser entregada a los periodistas con autorización de la dirección del DAS, a través de los canales institucionales, me refiero a la oficina de prensa del DAS […] para el Caso Paseo, era el capitán Lagos el que me ordenaba preparar la información y documentos sucintos para entregárselos a los periodistas con quienes habían acordado ya las citas previas, no sin antes mencionarme que era una orden de la directora. Desconozco si se utilizaron los canales adecuados o si los contactos con los periodistas fueron directos”.

Más adelante, Ospina aseguró que el Caso Paseo “fue un sofisma de distracción para obtener información de los honorables magistrados de la Corte Suprema de Justicia […] la información que se le entregó a los periodistas versaba sobre estos temas en particular”.



[Clic sobre la imagen para ampliarla]
El 16 de septiembre de 2010, Ospina fue mucho más específico: “En el tema de la periodista Salud Hernández en la que participé directamente en la reunión que se efectuó en las oficinas de Contrainteligencia […] se le entregó un documento que relacionaba el presunto enriquecimiento ilícito de Ascencio Reyes Serrano, de sus vínculos con Chepe Ortiz, y la relación de Ascencio Reyes Serrano con magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del viaje a Neiva. […] Cuando se entregaba información a los medios de comunicación se hacía a través de la oficina de prensa, para este caso específico no vi que mediara la misma”.

Por su parte, el ex director de Inteligencia del DAS, Fernando Tabares Molina, confesó ante la Fiscalía también en julio de 2010 que en una ocasión él y el ex subdirector de Contrainteligencia, Jorge Alberto Lagos, fueron citados al despacho de la entonces directora del DAS María del Pilar Hurtado.

“Cuando yo llegué la encontré acompañada de la periodista Salud Hernández–Mora, me la presentó y estuvimos hablando de cosas intrascendentes hasta la llegada del capitán Jorge Lagos, una vez éste llegó, nos indicó que por instrucciones también de la Casa de Nariño había que entregarle cierta información a la citada periodista con relación a lo que nosotros denominamos el Caso Paseo y en consideración de que quien tenía, por así decirlo, toda la información en relación con eso era el capitán Jorge Lagos, terminada la charla en el despacho de la señora directora, yo salí del mismo y Jorge Lagos quedó, por así decirlo, a cargo de la citada periodista, quien posteriormente el 15 de junio de 2008 publica una columna en El Tiempo que tituló ‘La paja en el ojo ajeno’, en la que comentaba algunos temas relacionados con algunos magistrados de La Corte”.

El 20 de septiembre de 2010 el capitán Jorge Alberto Lagos corroboró en su totalidad la versión de Tabares. “Días anteriores a la publicación la doctora María del Pilar me llama a su despacho, allí se encontraba Fernando Tabares y la periodista Salud Hernández, Pilar me dice que le informe a la periodista los resultados obtenidos hasta el momento sobre la relación de Asencio Reyes en una posible infiltración a la Corte Suprema de Justicia, de allí subo a mi oficina con Salud Hernández, le comento sobre el vuelo chárter que se realizó en junio de 2006 en donde asistieron varios funcionarios públicos entre ellos algunos judiciales para un agasajo al magistrado Yesid Ramírez, que se habían alojado en el hotel Pacandé y que todas estos gastos habían sido cancelados a través de Asencio Reyes y además le entregué a Salud un grafo donde se relacionaban algunas de las empresas de Asencio Reyes”.


En efecto, el artículo coincide con dicho testimonio. Todos los datos que según la Fiscalía General de la Nación fueron recabados en forma ilegal por el DAS, le fueron entregados a la periodista por esa entidad y resultaron claves para la elaboración de dicha columna. También, según Ospina y Lagos, fueron estratégicos para cumplir con la finalidad de “buscar el desprestigio de la Honorable Corte a través de estas publicaciones y con ellas buscar neutralizar el accionar [de la CSJ]”.
El director de Un Pasquín habló el martes pasado con la columnista, quien dijo lo siguiente sobre estos señalamientos. “Yo no voy a decir ahora, ni nunca, ni a ti ni a los tribunales, ni a nadie, quiénes son mis fuentes... Me importa un pimiento lo que digan... Tengo la suerte inmensa de que me voy a Madrid y durante quince días no me entero; así que digan la mierda que quieran de mí. Me da igual”.

USB de Castaño, la memoria perdida

Pese a la gran cantidad de información que contiene la USB entregada por alias H.H. a la Fiscalía General hace tres años, hasta ahora no ha sido tenida en cuenta dentro de las múltiples pesquisas que se adelantan sobre el paramilitarismo y sus aliados en todo el país.
Inventario: Poco después de la entrega del dispositivo a la Fiscalía, el CTI elaboró un detallado informe de 50 páginas en el que se analiza todo su contenido.  
Interlocutores: Dirigentes políticos, periodistas, académicos, diplomáticos, religiosos, funcionarios gubernamentales, integrantes de ONGs , magistrados, miembros de las FF.AA. y otros personajes, entre los contactos de las AUC.
Solicitud: “Apreciada Salud [Hernández–Mora]. Reciba mi saludo con afecto. Le ruego suavizar mi respuesta a la pregunta sobre cómo financiar las Autodefensas abandonando el narcotráfico”: Carlos Castaño
Respuesta: “Estimado comandante, comprendo su precisión y así la haré.”: Salud Hernández–Mora.  

lunes, 12 de septiembre de 2011

Precisiones a La Silla Vacía

En un detallado artículo del portal www.lasillavacia.com sobre Ernesto Yamhure se recogen interesantes datos sobre este personaje que permiten conocer un poco mejor sus ‘logros’ y trayectoria.

Sin embargo, la nota publica también algunas imprecisiones que es necesario aclarar; particularmente una que se refiere a la información divulgada en exclusiva por UN PASQUÍN, la cual obligó a Yamhure a renunciar a sus espacios periodísticos en El Espectador, Caracol Radio y Radio Súper.

Según La Silla Vacía, “a pesar de que el Portal Verdad Abierta ya había publicado este intercambio de correos en abril del año pasado [...] la publicación reciente de UN PASQUÍN fue la que causó revuelo”. En este punto es importante aclarar que Verdad Abierta sólo publicó un mensaje de Yamhure a Castaño, en el cual hacía unas consideraciones sobre el proceso de paz con las AUC; mensaje al cual también se refirió el artículo sobre Yamhure, aparecido en UN PASQUÍN. Sin embargo, ni Verdad Abierta ni ningún otro medio impreso o digital había hablado de la consulta de Yamhure al líder paramilitar Carlos Castaño, acerca del contenido de sus columnas; hecho que precipitó su salida de los mencionados medios.

En otra parte, la nota de La Silla Vacía dice que Yamhure “acompañó al ex representante Roberto Camacho (fallecido el año pasado en un accidente de avión)”. Este dato no tiene que ver con UN PASQUÍN, pero es erróneo, porque Roberto Camacho no falleció el año pasado, sino en 2005, y no fue en un accidente de avión sino en un helicóptero.