miércoles, 14 de septiembre de 2011

PROBLEMAS DE SALUD

“Digan la mierda que quieran de mí.
Me da igual”: 
Salud Hernández–Mora


El nombre de Salud Hernández-Mora ha aparecido en diversas ocasiones en estrados judiciales [y algunos medios digitales], debido a las alusiones que varios ex funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad han hecho de esta periodista como partícipe de la campaña de desprestigio que ese organismo de inteligencia adelantó contra la Corte Suprema de Justicia.

Por Claudia Julieta Duque
Especial para Un Pasquín

Hasta ahora, tres altos funcionarios del DAS han señalado a Salud Hernández–Mora como una de las periodistas que recibieron información privilegiada y reservada de las indagaciones ilegales que esa entidad adelantaba contra magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Uno de ellos, el ex coordinador del Grupo de Observación Nacional e Internacional (GONI), Germán Albeiro Ospina Arango, aseguró que la divulgación de tal información era el “mecanismo previsto” por la dirección del DAS para neutralizar las investigaciones de la Corte sobre parapolítica, “específicamente en lo que hace referencia a la entrega de información en las oficinas del capitán Lagos, por la funcionaria Mónica Cardoso al periódico El Espectador y en mi caso la entregada a la columnista Salud Hernández en las oficinas del capitán Lagos”.

En julio de 2010, Ospina dijo en la Fiscalía que “en este caso, que yo tenía y tengo claro que el suministro de información que procesa y maneja el DAS, tiene carácter de reservado y que la misma solo puede ser entregada a los periodistas con autorización de la dirección del DAS, a través de los canales institucionales, me refiero a la oficina de prensa del DAS […] para el Caso Paseo, era el capitán Lagos el que me ordenaba preparar la información y documentos sucintos para entregárselos a los periodistas con quienes habían acordado ya las citas previas, no sin antes mencionarme que era una orden de la directora. Desconozco si se utilizaron los canales adecuados o si los contactos con los periodistas fueron directos”.

Más adelante, Ospina aseguró que el Caso Paseo “fue un sofisma de distracción para obtener información de los honorables magistrados de la Corte Suprema de Justicia […] la información que se le entregó a los periodistas versaba sobre estos temas en particular”.



[Clic sobre la imagen para ampliarla]
El 16 de septiembre de 2010, Ospina fue mucho más específico: “En el tema de la periodista Salud Hernández en la que participé directamente en la reunión que se efectuó en las oficinas de Contrainteligencia […] se le entregó un documento que relacionaba el presunto enriquecimiento ilícito de Ascencio Reyes Serrano, de sus vínculos con Chepe Ortiz, y la relación de Ascencio Reyes Serrano con magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del viaje a Neiva. […] Cuando se entregaba información a los medios de comunicación se hacía a través de la oficina de prensa, para este caso específico no vi que mediara la misma”.

Por su parte, el ex director de Inteligencia del DAS, Fernando Tabares Molina, confesó ante la Fiscalía también en julio de 2010 que en una ocasión él y el ex subdirector de Contrainteligencia, Jorge Alberto Lagos, fueron citados al despacho de la entonces directora del DAS María del Pilar Hurtado.

“Cuando yo llegué la encontré acompañada de la periodista Salud Hernández–Mora, me la presentó y estuvimos hablando de cosas intrascendentes hasta la llegada del capitán Jorge Lagos, una vez éste llegó, nos indicó que por instrucciones también de la Casa de Nariño había que entregarle cierta información a la citada periodista con relación a lo que nosotros denominamos el Caso Paseo y en consideración de que quien tenía, por así decirlo, toda la información en relación con eso era el capitán Jorge Lagos, terminada la charla en el despacho de la señora directora, yo salí del mismo y Jorge Lagos quedó, por así decirlo, a cargo de la citada periodista, quien posteriormente el 15 de junio de 2008 publica una columna en El Tiempo que tituló ‘La paja en el ojo ajeno’, en la que comentaba algunos temas relacionados con algunos magistrados de La Corte”.

El 20 de septiembre de 2010 el capitán Jorge Alberto Lagos corroboró en su totalidad la versión de Tabares. “Días anteriores a la publicación la doctora María del Pilar me llama a su despacho, allí se encontraba Fernando Tabares y la periodista Salud Hernández, Pilar me dice que le informe a la periodista los resultados obtenidos hasta el momento sobre la relación de Asencio Reyes en una posible infiltración a la Corte Suprema de Justicia, de allí subo a mi oficina con Salud Hernández, le comento sobre el vuelo chárter que se realizó en junio de 2006 en donde asistieron varios funcionarios públicos entre ellos algunos judiciales para un agasajo al magistrado Yesid Ramírez, que se habían alojado en el hotel Pacandé y que todas estos gastos habían sido cancelados a través de Asencio Reyes y además le entregué a Salud un grafo donde se relacionaban algunas de las empresas de Asencio Reyes”.


En efecto, el artículo coincide con dicho testimonio. Todos los datos que según la Fiscalía General de la Nación fueron recabados en forma ilegal por el DAS, le fueron entregados a la periodista por esa entidad y resultaron claves para la elaboración de dicha columna. También, según Ospina y Lagos, fueron estratégicos para cumplir con la finalidad de “buscar el desprestigio de la Honorable Corte a través de estas publicaciones y con ellas buscar neutralizar el accionar [de la CSJ]”.
El director de Un Pasquín habló el martes pasado con la columnista, quien dijo lo siguiente sobre estos señalamientos. “Yo no voy a decir ahora, ni nunca, ni a ti ni a los tribunales, ni a nadie, quiénes son mis fuentes... Me importa un pimiento lo que digan... Tengo la suerte inmensa de que me voy a Madrid y durante quince días no me entero; así que digan la mierda que quieran de mí. Me da igual”.

No hay comentarios.: