martes, 27 de septiembre de 2011

CORPOTIC, ¿caja menor o
rueda suelta del MinTIC?

Multimillonarias cifras, decenas de beneficiarios y muy pocos controles, son las características de los contratos firmados por esta entidad, en nombre del MinTIC.
En lo que va corrido del gobierno de Juan Manuel Santos, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comuni-caciones ha invertido miles de millones de pesos en la adquisición de bienes y servicios de la más amplia variedad. El problema es que muchas de esas inversiones se han hecho de manera irregular, pues en no pocos casos el Ministerio se ha saltado todos los procedimientos de contratación, evadiendo los controles e incumpliendo las normas de buen gobierno y transparencia anunciadas por la Presidencia de la República. Así se desprende de una investigación adelantada por Un Pasquín y que deja en entredicho la efectividad de Diego Molano Vega frente a dicha cartera.

Portada de la Edición 58 de UN PASQUÍN
[Clic para ampliar]
De acuerdo con datos del Portal Único de Contratación [www.contratos.gov.co], desde el domingo 8 de agosto de 2010 hasta el viernes 23 de septiembre de 2011 el Ministerio, ha gastado a través de una singular entidad al menos 2o mil millones de pesos por contratación directa, mientras que por licitación pública no ha gastado un solo peso.

Dicha entidad se llama Corpotic (Corporación para el Desarrollo, Apropiación y Aprovechamiento de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) y fue creada en diciembre de 2009 durante la administración de María del Rosario Guerra. Según el acta de constitución, Corpotic “tiene como objeto la gerencia, administración, gestión y ejecución de proyectos socioeconómicos dirigidos a la apropiación, uso y aprovechamiento de las tecnologías de la información y las comunicaciones en todos los sectores de la sociedad colombiana”; sin embargo, se ha convertido prácticamente en un ministerio paralelo, “que está desempeñando funciones inherentes y misionales de esa cartera”, le dijo a este periódico una fuente de un organismo de control, conocedora de estos procesos.

Un Pasquín le preguntó al Ministro la razón por la cual se estaban tercerizando de esa manera tareas tan importantes para su despacho, y dijo que se debía a que “el Ministerio no tiene personal para ejecutar proyectos en campo” y explicó que el inconveniente es que el ministerio a su cargo es un ente ejecutor, pero sin estructura de ejecución.

A su vez, el abogado Nelson Izáciga, Contralor Delegado para Infraestructura Física, Telecomunicaciones y Comercio, manifestó que en sus casi dos años de existencia a Corpotic nunca había sido objeto de una auditoría por parte de la Contraloría General de la República, pero a renglón seguido indicó que hace aproximadamente dos semanas se le inició una auditoría especial que todavía está en curso.

[Clic para ampliar]

Curiosas coincidencias. Pero la excesiva contratación directa y la usurpación de funciones del Ministerio no son las únicas irregularidades relacionadas con Corpotic. Otra anomalía se presenta en la forma como esta entidad entrega los contratos en nombre del MinTIC. El pasado 24 de mayo Corpotic firmó un contrato con el bufete Nieto & Chalela Abogados, por 417’600.000 pesos, para la prestación de “servicios profesionales de asesoría jurídica especializada en derecho de las telecomunicaciones y contratación estatal”, por un período de siete meses. No deja de ser curioso que este negocio le haya sido entregado sin licitación a Nieto & Chalela Abogados, la misma firma que asesoró en 2006 a Colombia Telecomunicaciones S.A. (la antigua Telecom) en el negocio de fusión con la multinacional Telefónica, empresa para la cual trabajaba en esa época el hoy ministro Diego Molano.

Y ahí no paran las curiosidades. El 26 de noviembre de 2010 Corpotic firmó un contrato de interventoría del Tercer Plan Bianual para el Desarrollo de las Telecomunicaciones Sociales, por un monto de $3.999’680,000 con una organización llamada Centro de Investigación de las Telecomunicaciones (Cintel). Según la descripción de su página web, este centro tiene “la misión inicial de fomentar el desarrollo del sector de las Telecomunicaciones y actualmente, de las Tecnologías de Información y Comunicaciones” y es una “corporación de derecho privado sin ánimo de lucro, de participación mixta”.

En primer lugar, dicha contratación no tendría justificación ya que Corpotic tiene un Revisor Fiscal, entre cuyas funciones está la obligación de “velar que las actividades, negocios y contratos que adelante la entidad se ajusten a los estatutos y reglamentos”. Pero lo más delicado del asunto es que estatutariamente el Ministro es el presidente de la Junta Directiva de Cintel; es decir que dicha interventoría la realiza una empresa afín al Ministerio, lo cual no genera mucha confianza sobre su rigor.

[Clic para ampliar]
Sobre este particular, Diana Celis, Secretaria Privada del Ministro, le dijo a Un Pasquín, que esa determinación se tomó porque la licitación se había declarado desierta y no había tiempo para abrir otro proceso licitatorio. Y, sobre el posible conflicto de intereses en la ejecución de la interventoría, por la relación estatutaria de Molano con Cintel, la funcionaria dijo que el Ministro no ha asistido a ninguna reunión de esa junta, y que para el efecto tiene delegada oficialmente a la Viceministra, María Carolina Hoyos Turbay; pero casi siempre quienes asisten a las juntas son los asesores de esta.

¿Entidad fantasma? Por otra parte, pese a los elevados recursos estatales que Corpotic maneja y a que fue creada a instancias del propio MinTIC, esa entidad no figura por ninguna parte en el organigrama del Ministerio y de sus actividades no se habla. De hecho, en el show de rendición de cuentas que hizo el pasado mes de julio el ministro Diego Molano, en el centro Compensar, en Bogotá, el término Corpotic no apareció por ninguna parte, cosa que no deja de ser llamativa, si se tiene en cuenta que desempeña muchas funciones vitales para esa cartera.

Al ser consultado al respecto, el Ministro le dijo a este periódico que la omisión de Corpotic en la rendición de cuentas, se debió simplemente a un olvido. Y Celis le bajó el tono al asunto aduciendo que “comparado con las sumas que maneja el Ministerio, $20 mil millones no son nada”. Y en efecto, será tan insignificante el presupuesto que maneja Corpotic, que no es digna de aparecer tampoco en los organigramas del Ministerio, pese a que funciona en las instalaciones del edificio Murillo Toro, en el centro de Bogotá y que tiene cerca de 30 funcionarios en nómina.

Así las cosas, cabe preguntarse si Corpotic está siendo utilizada para eludir olímpicamente las leyes de contratación pública (lo cual explicaría por qué se le da tan escasa visibilidad), o si se trata de una rueda suelta que para muchos contratistas se ha convertido en una rueda de la fortuna.

No hay comentarios.: