miércoles, 31 de marzo de 2010

Siete nombres, tres tendencias


Juan Manuel Santos  y Noemí Sanín están peleando a muerte para mostrarse como los mejores exponentes del continuismo; como si fuera un orgullo seguir el modelo uribista en materias como desigualdad social, desplazamiento, interceptaciones ilegales, ejecuciones extrajudiciales, deterioro de la institucionalidad, etcétera. Esta rapiña por recoger las banderas de Uribe, tiene casi en la lona al otro gobiernista, Germán Vargas, cuya figura se acerca cada vez más a los índices del margen de error.

En el liberalismo, la cosa debe ser lo más parecido a un velorio, pues a la luz de las encuestas –en las que Rafael Pardo aparece de último–, esa platica se perdió. Suerte parecida está corriendo, en cabeza de Gustavo Petro, el Polo Democrático, partido que dilapidó el capital electoral de hace cuatro años, cuando obtuvo 2,5 millones de votos.

Entre los independientes, la figura de Sergio Fajardo sufrió un duro revés tras las elecciones parlamentarias, mientras que a Antanas Mockus lo fortaleció  el triunfo en la consulta verde. Sin embargo, el ex alcalde bogotano debe actuar rápida y hábilmante para capitalizar el entusiasmo que ha despertado su candidatura; sobre todo en la franja urbana y estudiantil.

Todavía falta ver qué ocurre cuando los candidatos comiencen a sacarse los trapitos al sol, a pasarse facturas, a ponerse zancadillas y a hablar con menos mesura. Ahí las cosas serán a otro precio.

No hay comentarios.: