miércoles, 29 de abril de 2009

¿De zona franca a tierra santa?

Después de ver todo lo que se ha publicado en los medios sobre la gripa porcina o los exitosos negocios de los primeros querubines de la Nación, quise marginarme de estas cuestiones; sin embargo, muy a mi pesar, las circunstancias me llevan a referirme a uno de dichos temas.

En consecuencia, aun contra mi propia voluntad, pero sin querer dármelas de mártir, me puse un tapabocas y me dirigí con no mucho entusiasmo a las páginas editoriales de El Tiempo, concretamente a la columna del ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria. Como este diminuto personaje suele concebirlo todo al revés del resto del mundo, no sólo en el aspecto formal sino también ético, decidió titular su columna con una expresión que comúnmente se pone al final. “Este artículo continuará” era la frase que precedía su nota, que no se refería a la enfermedad que tiene en ascuas a medio planeta, sino que hablaba del derecho al trabajo que el país, el Estado y la ciudadanía les debemos garantizar a Tomás y Jerónimo Uribe, quienes según JOG “saben que el trabajo es la senda que conduce a la creación de la riqueza”.

Si al empezar a leer sentí que un sudor frío recorría mi cuerpo, al llegar al tercero o cuarto párrafo, la sensación de náuseas se hacía cada vez más fuerte, por lo cual tuve que ingerir dos tabletas de Alka-Seltzer, antes de seguir leyendo la defensa de los multimillonarios delfines. Tengo que admitir que esa dosis personal me sirvió para calmar momentáneamente la maluquera, pero la alta concentración de cinismo que iba encontrando renglón tras renglón minó cualquier sensación de bienestar, por lo cual tenía que retirarme cada tanto el tapabocas protector para poder respirar.

Aunque en algunos pasajes un molesto temblorcito en las manos me dificultaba la lectura, al terminar el cantinflesco y poco convincente artículo empecé a sentir un gran alivio, y creo que encontré más elementos de juicio para analizar las travesuras palaciegas. Por encima de todo, resulta inaceptable que el mismo Presidente que regañaba a los colombianos que habían invertido en las pirámides, diciéndoles que la plata había que ganársela trabajando y no de la noche a la mañana, se quede callado al ver que sus hijos no sólo multiplican su patrimonio en un abrir y cerrar de ojos, sino que lo hacen adelantando gestiones con funcionarios de su gobierno. Así no hubiera anomalías en los trámites, el episodio deja mal sabor y el silencio del Presidente no ayuda mucho.

Este problemita ha adquirido tal dimensión que no será fácil para la familia presidencial desterrar los fantasmas de corrupción o favoritismo, gracias a los cuales Tom y Jerry quedaron convertidos en magnates de la finca raíz. Así decidieran donar esos terrenos a una institución benéfica, para que en vez de zona franca se construya un convento, el mal ya está hecho, pues la consigna era: “trabajar, trabajar y trabajar”, y no: “el que peca y reza empata”.

jueves, 23 de abril de 2009

Muertos de la risa

Siendo Colombia el ‘mejor vividero del mundo’, es apenas lógico que sus habitantes sean el pueblo más feliz que se pueda encontrar sobre la faz de la Tierra. Cada tanto, cuando sale la encuesta de marras que mide los índices de felicidad, el país del Sagrado Corazón si no está en el primer lugar, aparece sólo un poco más abajo en los primeros puestos del ranking.

Por eso resulta inútil, cuando no absurdo, que ciertos medios y periodistas llenos de resentimiento se pongan en la tarea de buscar razones para amargarles el rato a los lectores, oyentes o televidentes. Ellos deberían entender de una vez por todas que en el país más feliz del mundo no hay espacio para la crisis existencial ni el desencanto.

¿Qué gana la columnista Claudia López dele que dele con sus artículos contra la corrupción y la para-política? ¿Será que ella no se da cuenta de lo infructuosas que son sus denuncias de las maniobras urdidas por ciertos políticos con los grupos paramilitares para apropiarse de tierras y votos a punta de bala y sangre? A estas alturas de la vida, ella debería saber que en el país más feliz del mundo ese tipo de columnas son apenas un chiste…

¿Para qué se desgasta la periodista María Jimena Duzán escribiendo cada semana pestes contra el Presidente, o algún funcionario del alto gobierno? Por más que lo intente, sus acaloradas notas nunca van a lograr borrar la sonrisa de la cara del 70 por ciento de colombianos que no sólo están contentos con su gobernante y sus cooperantes (léase: colaboradores), sino que van a votar por él cuantas veces se necesite para que siga gobernando el país más feliz del mundo. ¡Y lo harán dichosos de la vida…!

En su empeño por sembrar el pesimismo también seguirán fracasado con sus arremetidas editoriales señores como Felipe Zuleta, Ramiro Bejarano o Pedro Medellín, quienes se niegan a entender que Colombia es un país inmune a la tristeza. Y lo mismo deberían aprender esas ONGs que creen que con sus infladas cifras de falsos positivos y de asesinatos de sindicalistas le van a arrebatar la esperanza al país más feliz del mundo.

Tampoco ha sido ni será exitoso con sus profecías del desastre el señor Antonio Caballero, que lleva tantos años dando vueltas en círculo como jinete del Apocalipsis, tratando de contagiar con su pesimismo crónico y agudo a un pueblo que es feliz por naturaleza. De nada sirven sus permanentes dosis de escepticismo. Los habitantes del país más feliz del mundo estamos blindados contra la desilusión.

Y que no insista más con sus argucias el señor Daniel Coronell, pretendiendo apagar el entusiasmo del gobierno con algún nuevo escándalo. El más reciente informe contra Tomás y Jerónimo Uribe, producto de ese odio que él siente por la familia presidencial, es como pa’morirse de la risa. ¿Qué tiene de malo que esos muchachos quieran trabajar con alegría, en el país más feliz del mundo?

miércoles, 15 de abril de 2009

Organicémonos

A propósito de la captura de Don Mario, dice El Tiempo:
En Bogotá, el director de la Policía, general Óscar Naranjo, atribuyó a alias 'Don Mario' la comisión de más de 3 mil asesinatos en los últimos 18 meses.
Si eso es cierto, ¿entonces para qué sirve la seguridad democrática?

La punta del iceberg

A mediados de la década de los 90 un gran escándalo sacudió los cimientos de la política española, salpicó a varios funcionarios del gobierno de Felipe González y propició la derrota del Partido Socialista Obrero Español en las elecciones de 1996. El caso se originó en los GAL, Grupos Antiterroristas de Liberación, creados en los años 80 supuestamente para combatir el terrorismo de la ETA, pero que terminaron convertidos en un instrumento de la guerra sucia, dedicados no sólo a perseguir etarras, sino también a cometer delitos de distinta índole, como asesinato, tortura y secuestro.

En su momento, el proceder de los GAL, que actuaban a veces en connivencia con autoridades nacionales y regionales (en especial en el País Vasco), recibió el respaldo de muchos ciudadanos españoles, que los veían como guardianes de la democracia y defensores de la sociedad. Pese a ello la justicia intervino y como resultado de la investigación, en la que saltó a la fama el juez Baltasar Garzón, fueron condenados varios funcionarios, incluidos algunos ministros, así como altos mandos y miembros rasos de las fuerzas de seguridad ibéricas.

Aunque esta historia no es muy conocida entre el público colombiano, sí vale la pena repasarla ahora, cuando empiezan a producirse las primeras detenciones por el caso de 11 personas desaparecidas en Soacha y que luego fueron presentadas por las autoridades como guerrilleros muertos en combate. La captura de dos personas (un civil y un oficial subalterno del Ejército) no debería ser el final sino el comienzo de un proceso que establezca la verdadera magnitud del fenómeno de los ‘falsos positivos’ en todo el país; para lo cual se necesita un trabajo a fondo de las autoridades judiciales y la cooperación del gobierno. O por lo menos, la no obstrucción de las investigaciones.

En tal sentido, no ayuda mucho que el Ministro de Defensa o el Presidente de la República vayan por ahí minimizando el asunto, hablando de casos aislados, o denunciando una supuesta cacería de brujas para desprestigiar o desmoralizar a los militares.

“Hay denuncias que son investigadas, pero no en la magnitud que se cree, promovida por grupos como las FARC, que quieren pescar en río revuelto”, dijo cínicamente Juan Manuel Santos el pasado mes de enero.

Por su parte, hace un par de semanas, el doctor Álvaro Uribe advirtió que en diferentes regiones del país se intenta paralizar la acción de la Fuerza Pública, levantando falsas acusaciones en su contra; y dijo que solo en 22 casos de los ‘falsos positivos’ se ha encontrado soporte jurídico. ¡Increíble! En el caso GAL hubo ‘solamente’ 23 asesinatos, pero sus consecuencias fueron funestas para el gobierno español.

Ojalá que la Fiscalía General tenga la independencia y el coraje necesarios para llevar esta investigación hasta sus últimas consecuencias y desenmascare a todos los responsables de dichos crímenes, por encumbrados que sean, pues no es seria la tesis de que todo ocurrió sin conocimiento de la cúpula militar o a espaldas del gobierno.

lunes, 13 de abril de 2009

Tiembla Barack Obama

Dice El Espectador:
Uribe y Obama sostendrán este fin
de semana su primer encuentro

El Canciller Jaime Bermúdez está fijando
los términos del encuentro.


---
Hacía rato no leía algo tan chistoso. Si es que finalmente (eso todavía está por verse) la tal reunión entre Uribe y Obama se lleva a cabo, ¿será Bermúdez el que fije los términos del encuentro? ¿Será él quien le imponga la agenda al presidente de Estados Unidos? ¿Se imaginan lo angustiado que debe estar el pobre Barack Obama, preparándose para la cumbre?

Uribiccionario


ATENTADO Intento de agresión, desacato o amenaza contra la imagen de altos funcionarios del estado. Puede ser real, imaginario o prefabricado.

BENEDETTI (ARMANDO) Fiel escudero barranquillero del gobierno, cuyo prestigio le ha deparado un alto caudal electoral en el Putumayo.

BLACK HAWK Vehículo de transporte familiar, asignado al ministerio de Defensa y desde el cual se puede observar el estado de seguridad de las carreteras.

CENSO ELECTORAL Cifra de personas que toca rebajar de 28 a 20 millones para asegurar la consolidación de las políticas que le han traído esperanza y estabilidad a la Patria.

COHECHO Acto patriótico en el que un funcionario cambia de parecer, motivado por estímulos burocráticos, mal llamados sobornos.

CONFIANZA INVERSIONISTA Nivel de tranquilidad que se ha generado en el país gracias a la generosa creación de zonas francas, la necesaria reducción de impuestos a multinacionales y la Seguridad Democrática; y que desafortunadamente ha bajado 27% en lo que va corrido del año.

CONFLICTO INTERNO Algo que no existe.

CURITA Hombre dedicado a los ritos de intermediación entre los pecadores y el altísimo Jefe de Palacio.

DAS Empresa de comunicaciones del Estado, dependiente de la Presidencia de la República, pero que funciona a espaldas del Gobierno.

DESPLAZADO Migrante colombiano del campo que ahora sí puede ir de excursión por todo el país gracias al programa ‘Vive Colombia, viaja por ella’.

DIH Poderoso virus que mina la capacidad de respuesta de las FF.MM. contra el terrorismo.

DMG Organización delictiva que busca beneficiar a la oposición y perjudicar al Gobierno.

EMBAJADA Anteriormente, representación de un país en otro, pero que gracias a la modernización de la carrera diplomática en Colombia, hoy es un gesto de agradecimiento hacia aquellos políticos, empresarios o periodistas (o parientes de los anteriores) que prestan desinteresados servicios a la Patria.

FALSO POSITIVO Nombre que reciben exitosas operaciones militares en las cuales caen subversivos vestidos de civil, que luego son presentados como víctimas inocentes.

FRONTERA Lugar donde se refugian los terroristas para evadir la acción de las FF.MM., con la complicidad de gobiernos vecinos.

GESTOR(A) DE PAZ Pecador converso, arrepentido de sus crímenes de lesa humanidad, que quiere ayudar a fortalecer los lazos de convivencia entre los colombianos.

GIRALDO (LUIS GUILLERMO) Talentoso asesor del gobierno en materias grafológicas, gramaticales y de financiación electoral.

HORA 20 Reducto propagandístico de LAFAR, donde se denigra del gobierno.

LICITACIÓN DE TV Cuidadoso proceso de selección, especialmente diseñado para otorgarle un merecido canal a Planeta.

OPOSICIÓN Conjunto de despistados que no saben qué hacer con o sin Uribe.

PETO Prenda de tela con emblema rojo, de uso privativo de las FF.MM.
en operaciones de alto riesgo.

QUATRIMOTO Vehículo ligero, usado por ciertos funcionarios judiciales para moverse en zonas de influencia delincuencial.

REFERENDO Procedimiento jurídico para refrendar aquellas leyes necesarias para asegurar la continuidad de la exitosa política de Seguridad Democrática.

SÓTANO Recinto subterráneo donde se reúnen representantes del alto gobierno y el bajo mundo.

SUPREMA (CORTE) Cuerpo de magistrados cuyo único objetivo es desestabilizar al gobierno.

VIVANCO (JOSÉ M.) Cabeza de una ONG que abusa de la hospitalidad y generosidad de los países que le abren sus puertas.

YIDISPOLÍTICA Montaje judicial urdido para desacreditar a los más altos dignatarios del Estado.