jueves, 20 de agosto de 2009

Sin Galán

Dolía ver el martes a Álvaro Uribe, por muy presidente que sea, hablando en honor de Luis Carlos Galán, cuando se conmemoraban los veinte años de su asesinato, a manos del cartel de Medellín. De hecho, más que dolor, la escena lo que produjo, en mi caso por lo menos, era indignación, pues era absurdo que alguien con la trayectoria y la reputación de Uribe se atreviera a manosear el nombre y los ideales del líder del Nuevo Liberalismo, abusando de una inmerecida diplomacia de parte de Gloria Pachón y sus tres hijos.

El actual inquilino de la Casa de Nari representa con sobrados méritos todo lo contrario de lo que pregonaba Galán. Uribe es la materialización de ese estilo viejo, mañoso y detestable de hacer política, contra el que tanto se pronunció y luchó el caudillo antes de que su voz fuera acallada por los barones del narcotráfico, en contubernio con los sectores más oscuros del mundo político del país. Por su alto contenido demagógico y su elasticidad moral las doctrinas que ha puesto en práctica Álvaro Uribe se parecen más al modelo de sociedad promovido por Pablo Escobar que a la plataforma política de Galán. Álvaro Uribe está haciendo realidad esa “nación sin conciencia histórica, improvisadora, superficial e inmediatista” que tan bien describió Galán y a la cual se opuso con vehemencia.

Todavía no me cabe en la cabeza que el mismo mandatario que les pide a sus cuestionados aliados votar sus proyectos antes de que los metan a la cárcel, hubiese sido capaz de hablar de la “honestidad sin acomodo, sin cálculo” que distinguió a nuestro comunero del siglo XX.

Es inaudito que el mismo presidente que se hizo reelegir a punta de dudosas maniobras, el mismo que tiene encarcelados a decenas de sus socios por su complicidad con la mafia paramilitar, haya tenido el cinismo de decir que ha combatido a todos los criminales “tratando de tener como punto de referencia la verticalidad de Luis Carlos Galán”.

Pero los más increíble de todo es que este país, que hace dos décadas lloraba sin consuelo a Galán, haya elegido y reelegido a quien se ha beneficiado de todos los vicios que aquél quiso erradicar.

~~~

Punto aparte. La noticia del arresto del general (r) Miguel Maza Márquez para que responda por el cambio de la escolta de Luis Carlos Galán poco antes de su asesinato es de gran trascendencia; se necesita tener coraje para tomar una decisión de esa dimensión contra un personaje de la talla del ex director del DAS, pese al desprestigio que ha cultivado esa institución en la era de la seguridad democrática. Es de esperar que el Fiscal General, máxime sin ser el titular, haya tenido suficientes y sólidos fundamentos para emitir esa orden de captura, y que todo no haya obedecido a un simple arrebato mediático que termine convirtiendo este episodio en otro paso en falso en la búsqueda de los autores intelectuales de ese magnicidio que tanto lamentamos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vladdo: Me gustan mucho tus caricaturas y la forma como nos haces ver la realidad del país, sintetizada en una imagen o en una frase puntual. He leído estas 3 columnas y lo menos que puedo decir es que estoy totalmente de acuerdo con tus puntos de vista. Gracias a Dios, aún quedan personas como tú, que expresan sin tapujos lo que una gran mayoría de colombianos no nos atrevemos a hacer. Sólo por esto, me atrevo a decir que sí hay libertad de prensa en Colombia.

Jape dijo...

Estimado Vladdo, sus posiciones extremas y demasiado sesgadas a veces me resultan chocantes, pero disfruto mucho de su humor. Podría por favor poner un lector de "fedds" (RSS) en éste nuevo blog.

Anónimo dijo...

Comparto su indignación, Vladdo. Hace apenas unas horas estaba yo tan triste, pensativa y sintiéndome impotente ante la realidad de este país que yo tanto amo y del cual tan orgullosa me siento... Algo se debe poder hacer... Cierto?

K...