jueves, 6 de agosto de 2009

¿Nuestra tele?

A mí me da mucha pena, pero cuando yo veo cómo el Canal RCN manipula la información en sus noticieros no me identifico con ellos, pues no les importa pasar olímpicamente por encima de ciertas informaciones neurálgicas, las cuales relegan a un segundo plano, o no las emiten, o les ponen ese característico sello furibista que los ha hecho tristemente célebres.

Eso sería suficiente para apagar el televisor o para cambiar de canal, pero, por estos gajes del oficio, toca verlo, al igual que otros noticieros, dizque para tener distintas versiones de nuestra actualidad. Sin embargo, debo reconocer que lo veo con el mismo entusiasmo que leo las columnas de José Obdulio Gaviria, Alfredo Rangel o Ernesto Yamhure (y con un Alka–Seltzer a la mano, por si las moscas).

También me fastidia el autobombo que suelen hacerse Claudia Gurisatti y Vicky Dávila. Claudia destaca las primicias de Vicky en el programa radial La FM, de RCN; y Vicky le corresponde recomendando los sensacionales reportajes de Claudia en La Noche, de RCN. Además este par de periodistas (al igual que varios de sus colegas) gesticulan en el set al ritmo de las noticias. Menean la cabeza, se burlan, regañan, fruncen el ceño, etcétera, como si estuvieran frente al televisor y no frente a la cámara. Deberían recordar la sobriedad del recién fallecido Walter Cronkite, quien decía: “Yo soy un presentador de noticias, un jefe de redacción, no un comentarista ni un analista”.

Y si todas estas cosas me producen molestia, hay algo mucho más grave que convierte mi disgusto en indignación, lo cual ocurre cuando veo cómo ese noticiero maltrata la figura de la mujer. Aun como hombre, me ofende ver cuando hacen un lento y detallado enfoque de pies a cabeza y en primer plano de las presentadoras de los chismes de la farándula (en ese odioso espacio que llaman ‘Noticias del espectáculo’), para dejar ver todos sus atributos físicos, como si fuera un reinado y no un programa noticioso. Eso no le aporta nada a la información, pero sí muestra a las mujeres como si fueran objetos.

Y no contentos con eso, en la sección de deportes, en un grosero intento de ambientar el tema, sus camarógrafos se deleitan mostrando muy de cerca los senos y el trasero de las hinchas que asisten a los estadios, o enfocan los ángulos más morbosos de las desprevenidas porristas, mientras los redactores muy risueños hacen comentarios de doble sentido. ¡Y lo peor del asunto es que quien dirige el noticiero es una mujer...!

Sin querer dármelas de santurrón, porque no lo soy, me pregunto si en ese canal no se dan cuenta de la bajeza y la vulgaridad en la que han caído. ¿No saben que por todas esas cosas su amarillista noticiero se volvió ofensivo y atenta no sólo contra la dignidad de la mujer, sino también contra el periodismo?

Y que después no vengan a preguntar por qué les va mal en el rating.

2 comentarios:

K... dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice sobre las "Noticias del espectáculo". Particularmente me parece una pérdida de tiempo. Lo que podrían invertir (tanto tiempo, como trabajo) en informar realmente al pueblo de lo que debería interesarle, lo invierten en decir bobadas sobre gente que ni siquiera sabe quién está mirando lo que se dice de ellos.

Y no sólo es una vergüenza por parte de las personas que permiten que se venda a las mujeres que presentan ese espacio, sino que lo es por parte de ellas también, porque, al parecer, no tienen la dignidad suficiente para negarse a que las muestren de esa forma.

K...

Anónimo dijo...

Y lo que no logro entender es porqué natalia springer quien las atacaba en unpaquin ahora colabora con vicky dávila en la fm.lo podrías explicar querido vladdo?