lunes, 7 de abril de 2008

TRES EN UNO

Opinión de Antonio Jiménez Castañeda
Especial para Un Pasquín

LA
Resulta que ahora, seis años después del secuestro, el Paladín de Tranquilandia sale con que su “seguridad democrática” sí puede hacer absolutamente de todo por liberar a Íngrid Betancourt: están listos $ US100 millones en efectivo para pagar las recompensas, liberará a todos los hampones de las FARC presos en las cárceles, detendrá los operativos militares… Claro, ofrece hacer de todo cuando sabe que ya no hay nada que hacer. El Paladín sabe que con seis años de hepatitis B, paludismo y leishmaniasis y un mes entero en huelga de hambre nadie sobrevive y entonces sí hace todas las ofertas.

HIPOCRESÍA
¿Por qué el jefe del primo hermano de Pablo Escobar no ofreció lo mismo hace seis años para salvar de verdad a Íngrid y a los demás secuestrados? Porque a él no le interesa que los liberen, al menos que los liberen vivos. Le encanta ir a dar abrazos en los entierros, como en el de Pedro Juan…

DEMOCRÁTICA
Curioso que Uribe y sus Joseobdulios lleven ya seis años sin preocuparse tampoco por la libertad de los secuestrados de sus amigos los narcoparamilitares de Ralito ¿Alguien recuerda haber oído a algún funcionario del actual régimen reclamar por la liberación de los 500 ó más secuestrados que tienen los paramilitares. A los grandes narcos les dieron todos los beneficios de la mal llamada ley de “justicia y paz” sin exigirles que entregaran niños combatientes, secuestrados, laboratorios de cocaína, rutas y las caletas en donde esconden cientos de miles de millones de dólares. “Discreción, muchachos”, dice cada vez con más frecuencia el Paladín de Villacoca.

No hay comentarios.: