lunes, 10 de marzo de 2008

No todo vale


[EDITORIAL] Aunque la defensa de la soberanía es una obligación de cualquier Estado que se respete, el ejercicio de ese deber tiene unos límites claramente definidos en leyes nacionales e internacionales. Por eso ningún gobernante tiene derecho a pasar por encima de la ley so pretexto de salvaguardar un territorio, o de combatir a sus enemigos internos o externos.

En los últimos días, está haciendo carrera la tesis de que que para acabar con el terrorismo –en este caso referido a las FARC–, cualquier acción es válida; incluida la invasión a otros países. Aceptar esa premisa es echar por la borda siglos de civilización y desconocer las disposiciones más elementales del Derecho Internacional. Aceptar ese argumento es anular el papel de organismos como la ONU, cuya principal función consiste en regular la armonía entre los países que la integran.

Aceptar esa propuesta es legitimar los métodos y las prácticas de los regímenes totalitarios, donde la supuesta protección del Estado es excusa para cometer toda clase de atropellos, no sólo contra enemigos externos, sino contra sus propios ciudadanos.

Para proteger a la población, existen unas normas muy precisas que los Estados deben acatar dentro y fuera de su país. Y entre esas normas no figura el principio del todo vale ni la doctrina de que es mejor pedir perdón que pedir permiso.

2 comentarios:

  1. Uribe y sus políticas son tan nefastas que CORROMPEN HASTA EL PEOR DE LOS CRIMINALES.

    ResponderEliminar
  2. Finquero que se respete corre cercas, lo mala es que siempre crea que sus vecinos son estúpidos.

    ResponderEliminar