martes, 29 de enero de 2008

El plebiscito que no es

Resulta a todas luces absurdo caer en la trampa de asumir la marcha convocada para el próximo 4 de febrero como un plebiscito a favor o en contra del gobierno.

El hecho de que millones de personas quieran manifestar su repudio hacia las farc es tan respetable como la decisión que pueda tomar otro buen número de ciudadanos de no alterar sus rutinas y abstenerse de salir a la calle a gritar consignas contra el secuestro o a favor de un acuerdo humanitario.

Aunque una gran mayoría de colombianos rechaza los objetivos y los métodos de las farc, en una democracia cada cual tiene el legítimo derecho a expresar su inconformismo como mejor le parezca; o a callarlo, sin temor a ser señalado por ello.

Sin embargo, pese a que en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se estipula que todo individuo tiene derecho a “no ser molestado a causa de sus opiniones”, algunos periodistas, analistas y dirigentes políticos están promoviendo un peligroso juicio maniqueísta para clasificar a los colombianos, dependiendo de si apoyan o no la manifestación del lunes.

Así como no se ha juzgado a quienes nunca salieron a pronunciarse contras las atrocidades de las AUC, ni los crímenes de la mafia, tampoco se puede convertir esta manifestación en un termómetro para medir el grado de colombianidad de nadie.

3 comentarios:

Mr. Mustard dijo...

Es claro que hay muchos intereses (oficiales y no oficiales) en generar un grado de polarización más profundo en el país. Este tipo de marchas, como usted bien lo anota, son armas de doble filo. Mientras se puede estar enarbolando la bandera de la democracia como triunfo al buen derecho que tiene la gente de expresarse, también se alzan las banderas, los gritos, las arengas y los discursos ‘a favor de’, ‘ en contra de’. Y así esta marcha transcurra de la forma más pacifica posible, también se puede pisar el terreno fangoso de la división y sectarización que antes pertenecía a un grupo minoritario de colombianos –muy importante eso sí-, pero minoritario al fin al cabo.

Saludos.

doppiafila dijo...

Lamentable. Esto pasa - en mi opinión - porque la sociedad civil colombiana no tiene "peso propio" y ninguna iniciativa puede prosperar sin el apoyo del dúo medios/gobierno... Lo que pasa es que en Colombia los medios cubren lo que euieren que funcione, mientras que en presencia de una sociedad civil fuerte les tocaria reportar sobre lo que va a pasar (o sobre lo que pasa)...
Saludos, Doppiafila

Anónimo dijo...

Perdon no se por donde ponerle un mail directamente al blogmaster. Me permito poner esta carta abierta aqui debajo de este articulos,. Gracias
Jorge Lara




Paris, 27 de febrero del 2008


CARTA ABIERTA



Desde hace algún tiempo, hemos constatado como en Francia, nuestros talentos y artistas no tienen el apoyo que merecen por parte de las Instituciones que representan a Colombia en este pais. Este hecho se hace evidente cada vez más, no solamente por parte de la comunidad colombiana sino para aquellos franceses que aman nuestro pais y qué no entienden como estos artistas no suscitan el interés suficiente por parte de los representantes colombianos en Francia.

Ejemplos hay muchos:
1.El caso de la escritora Gloria Cecilia Díaz, quien en octubre del 2006 fue galardonada con el Segundo premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil en la ciudad de México. De acuerdo a la decisión unánime emitido por los cinco integrantes del Jurado Calificador, se tuvo en cuenta entre otras, "la solidez formal y conceptual de su obra, la continuidad de su carrera, su compromisos con la literatura y por haber concretado obras valiosas en lo estético y lo humano".
La escritora, a pesar de residir en Paris desde hace algo más de veinte años, no recibió ningún aliciente por parte de nuestros representantes. Al contrario, los homenajes y reconocimientos fueron hechos por parte de organismos franceses y europeos.

2. El Festival de Documental 100%Colombie Documentaire, que se llevaba realizando cada dos años desde el 2003 y que cumplía su tercer año de existencia en el 2007 fue anulado. El Festival en su segunda versión contó con la presencia de 9 realizadores colombianos y una muestra muy significativa de trabajos realizados en Colombia, por colombianos y extranjeros y fuera de Colombia por colombianos, con un fuerte contenido social. La presencia constante de temáticas como la violencia y el conflicto armado en las obras documentales, fueron motivos de anulación del Festival, ya que se "contribuía a promulgar una imagen negativa de Colombia en Francia". Por ello la Embajada de Colombia en Francia decidió no contribuir y como era esta entidad quien en parte hacia posible económicamente la existencia del Festival, este se canceló.

3. El fotógrafo colombiano Felipe Ferré, considerado como uno de los más grandes fotógrafos colombianos (de acuerdo al reportage de la Revista Diners del mes de diciembre del 2007), fue solicitado por la Embajada de Colombia en Francia, para participar en el gran Homenaje al Maestro Fernando Botero. Ferré posee una colección de fotos del Maestro, tomadas en su atelier parisino durante los años 70, documentos inéditos que completarían de manera admirable las manifestaciones previstas para el Homenaje. El maestro Ferré no solamente fue tratado de manera desconsiderada por parte del personal de la Embajada sino que debió asumir al final de su propio bolsillo los costos del cocktail y del alquiler de los muros de la Galeria donde fueron expuestas sus fotografías.

4. Recientemente, durante la primera semana del mes de febrero, el artista colombiano César López estuvo en Paris en calidad de representante de la O.N.U. para hablar sobre el programa de la « Generación de la no violencia ». , César López fue recibido en el Senado de Francia por invitación del senador señor Michel Guerry y en la UNESCO por el director de esta entidad, a quien López ofreció una escopetarra. La intervención de la UNESCO fue preparada por el Embajador colombiano ante este Organismo Señor Luis Guillermo Angel y el equipo de la Delegación Colombiana. Pero nuevamente los representantes colombianos brillaron por su ausencia en los eventos programados con el artista en LA MAISON DE L'AMERIQUE LATINE y en CUMBIA, la Colombie à Paris, conocida como la la pequeña embajada de Colombia en Paris.

5. La artista colombiana Consuelo Uribe, residente en Paris desde hace más de quince años y quien hace parte de BACATA, agrupación que reúne varios talentos colombianos, que promueve nuestra música a lo largo y ancho de Francia y Europa, solicitó en dias pasados la colaboración de la Embajada de Colombia para presentar su nuevo trabajo discográfico. Como no obtuvo respuesta positiva a su demanda, se dirigió a la Embajada de Chile, la cual le programó un concierto el 14 de febrero precedido de una muy buena campaña publicitaria.

En esta carta abierta queremos protestar por esta indiferencia creciente hacia nuestros artistas, nuestros compatriotas que enaltecen la imagen de Colombia en el mundo y que son nuestros verdaderos embajadores.
Siendo Francia y en particular Paris, la ciudad luz, donde la cultura es un elemento primordial del paisaje citadino, donde todo está dado para realzar los valores y talentos; cómo en este país donde los artistas colombianos valiosos son numerosos, la indiferencia y la falta de incentivos y de estímulo por parte de nuestros representantes se hace cada vez más evidente?. Sentimos la falta de presencia de estos delegados de nuestro pais. Sentimos la falta de apoyo, la falta de interés y de implicación en todo lo que pueda resaltar la buena imagen de nuestro querida Colombia. Por qué las tres entidades que nos representan no aúnan esfuerzos para trabajar armónicamente en beneficio de nuestro país. Hasta cuando seguiremos soportando esta situación?


Jorge Lara