martes, 25 de septiembre de 2007

UN
El Presidente de Colombia es, simple y llanamente, un inmoral. Manda a Pachito y a ese vasallo aletargado que funge de ministro el Interior a que lamenten que Estados Unidos le impuso a Chiquita una escuálida multa de 25 millones de dólares por haber patrocinado a los paramilitares genocidas y narcotraficantes de Urabá.

GOBIERNO
¿Y qué ha hecho Uribe contra los empresarios colombianos que han financiado a los paramilitares? ¡Nada! Ni siquiera se atreve a nombrarlos. Se muere de miedo ¿Qué ha hecho para castigar a la propia Chiquita? ¡Ni un carajo! Ni siquiera una multica lambona de 25 millones de pesitos colombianos. El mismo Uribe, en cambio, fue uno de los grandes impulsores, fundadores y ahora protectores de los paramilitares precisamente de Urabá. Ojalá los gringos lo multaran por haber hecho lo mismo que Chiquita y a José Obdulio Montesinos por todo lo que sabemos. Y a Pachito, por majadero.

INMORAL
En Colombia, donde los paras de Urabá han asesinado a más de 10 mil personas, no hay ni un solo caso judicial contra Chiquita, a pesar de que desde hace décadas se conocen sus nexos con los ejércitos del narcotráfico. Solamente ahora, después de esa ridícula multa, descubrieron la gravedad del asunto. ¡Oh, sorpresa! ¡No sabían nada! Pero, eso sí: aquí ni Pachito, ni el valetudinario chisgarabís del Interior, ni Uribe ni nadie ha hecho nada contra Chiquita. Y no lo van a hacer porque simplemente no tienen autoridad moral.

[Paréntesis. Definición tomada del Diccionario de la RAE: “INMORAL. (De in- y moral). 1. adj. Que se opone a la moral o a las buenas costumbres”]

No hay comentarios.: