martes, 25 de septiembre de 2007

El ‘show’ de las gabelas

Opinión de Guilario

Ya es costumbre que los fines de semana un afortunado pueblo sea elegido por el destino. Los ricos y los pobres, los poderosos y los oprimidos, todos se agolpan para ver el evento. Por unas cuantas horas las muchedumbres abandonadas, los ignorados y los olvidados tienen voz y tienen caras. Una figura de talla nacional, una figura reconocida se dignó venir a verlos. El país se entera de que existen y nadie en el pueblo se quiere perder la oportunidad de hacerse sentir. Entre un mar de equipos por un momento la pobreza y la violencia parecen no ser las sanguijuelas del día a día y la vida parece posible. Por unos segundos, siempre televisados, todo parecería tener solución.

El mérito de ser capaz de transformar el abandono y el sufrimiento de las regiones más abandonadas de Colombia en alegría y esperanza lo tiene un solo hombre y no es Álvaro Uribe Vélez con sus consejos comunitarios. Es Jorge Barón con el Show de las Estrellas.

Este hombre quien ya va a cumplir 40 años con su show ha construido su éxito alrededor de mezclarse con aquellos en quienes nadie se fija, en aquellos cuya única aparición en la vida nacional viene luego de una tragedia y es en el mejor de los casos fugaz. A través de los años Don Jorge ha logrado desarrollar un estilo tan propio y popular que es la vergüenza más grande de todos aquellos que aspiran a que Colombia sea un Miami más grande; “por estos indios es que estamos como estamos”. Si se atrevieran a ver el Show de las estrellas un día de estos es posible que descubrieran aun con más vergüenza cuanto ha influenciado el estilo de Don Jorge al de su mesías, Álvaro Uribe Vélez.

Y es que el Presidente ha tenido mucho éxito en construir su propio show de las estrellas. Con un talento nato envidiable ha protagonizado en vivo arrestos, celebraciones, amenazas y hasta ha sido testigo de muertes anunciadas en su show. Sin embargo, como desafortunadamente para los teleespectadores el Presidente no puede contar con Darío Gómez ni con Paloma San Basilio para su show, debe recurrir al ministro Arias o al ministro Santos para llenar el hueco. Aunque este cambio de repertorio pueda parecer trivial ya que los dos tienen su gracia, es dramáticamente diferente que Jorge Barón le dé la patadita de la suerte a Darío Gómez a que el Presidente le da la patadita de la suerte al ministro Arias para ser su sucesor. Lo uno es un chiste, lo otro es una vergüenza.

Pero en otros aspectos los dos shows no son muy diferentes. Así como Jorge Barón ha hecho un icono de su grito “¡Entusiasmo...!”, el presidente ha hecho lo propio al llamar a altos funcionarios para que le respondan (obviamente por televisión) a una señora por qué no le ha llegado su pensión o por qué le asaltaron la casa anoche. Al igual que los trajes blancos de Don Jorge y los ponchos del Presidente, todas estas pantomimas son métodos muy efectivos para decorar el show.

Pero quizás la similitud más sorprendente es que al épico grito de Barón de “agüita pa’ mi gente” el presidente le ha salido a la par con una serie casi inagotable de copias. “Sisben pa’ mi gente”, “subsidios pa’ mi gente”, “carreteras pa’ mi gente”, hasta “ambulancias pa’ mi gente”. La gente escucha y no lo puede creer, casi empieza a bailar y a gritar como en el Show de las estrellas. A lo mejor Uribe también debería sacar las mangueras y mojar a sus espectadores para evitar que tanta ilusión cause estragos.

Pero el hecho es que cuando se acaban tanto el Show de las Estrellas como el Show de las Gabelas y las cámaras se apagan, todo sigue igual. Ni el baile ni el canto, ni las tres pensiones y cuatro subsidios van a cambiar la situación en que viven estos Colombianos. El abandono y olvido de la gente en estos pueblos es tal que los dos shows aunque sea solo con un poquito de música y unas boronas burocráticas le generan una popularidad gigantesca a sus organizadores. Los dos venden ilusiones, en el caso de Barón eso es talento, en el de Uribe populismo; pero ya que el estilo del presidente ha sido tan exitoso a lo mejor Don Jorge tenga un chance y pueda suceder a su pupilo.

No hay comentarios.: