viernes, 18 de mayo de 2007

Los GAL* de Colombia

Comentario de José Manuel Martín Medem**

Colombia es para Prisa la gran plataforma para sus negocios de comunicación en América Latina. En compensación, las informaciones publicadas en El País protegen al gobierno de Alvaro Uribe como si el presidente no fuera responsable de la corrupción y del terrorismo de Estado. En su editorial del 18 de mayo, sigue defendiendo a Uribe a quien considera “impoluto”: como si fuera posible que no tuviera nada que ver con la “guerra sucia” (que El País reconoce) un tipo que ha sido alcalde de Medellín y gobernador de Antioquia y que modificó la Constitución para continuar en la presidencia de Colombia.

El título del editorial (“Cloacas colombianas”) nos recuerda las barbaridades de Felipe González sobre “la defensa del Estado” y la conclusión de El País lo que no sucedió en España: “Cuando se juega a la guerra sucia, ésta acaba saliendo a la luz y salpicando a todos los que la han impulsado”.

Como con los GAL, cuando El País consideraba ¡inocente! a González, ahora Prisa defiende a Uribe mientras el comandante de los escuadrones de la muerte, Salvatore Mancuso, reconoce que el terrorismo paramilitar es en Colombia una política de Estado.

Según el editorial de El País, “que el paramilitarismo llegara a convertirse en política de Estado es un error que está empezando a cobrarse un precio”. ¿Es un error porque se ha descubierto, como sucedió con los GAL? ¿O es que las matanzas con sierras de cortar árboles pueden considerarse un error de “la democracia colombiana”? El País apesta.

–––
*Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL): los escuadrones de la muerte organizados por el gobierno de Felipe González para asesinar a supuestos terroristas de ETA.

**Fue corresponsal de TVE en Colombia (1997–1998).

3 comentarios:

Javier dijo...

Excelente, pero le ruego que haga extensivo su comentario a toda la prensa colombiana, especialmente en un país donde el presidente-virrey insulta a la oposición todos los días al aire por cualquiera delas emisoras del incesario y por la televisión oficial y privada en horario triple A y dodnde no existe un solo medio de oposición de cobertura nacional y donde TODA LA PRENSA forma parte de este raro "unanimismo democrático" algunas veces por la vía de la autocensura. Por eso bienmvenido "Un pasquin" y que perdure.

Alejandro Vakéen dijo...

Lo atropellado de los acontecimientos, hace palidecer el editorial del PAIS.es. Acépteme la historia, una hipótesis y una pregunta. El viejo López Michelsen afirmo alguna vez que en Colombia todo es urgente, que no sucede nada importante, y los acontecimientos día a día se esfuerzan por darle la razón. LA HISTORIA –la que ha contado la prensa-: Restrepo, el comisionado de paz, dijo hace unos meses atrás que el país no aguantaría la verdad; ¿de cual estaría hablando?, óbviemelo. Marcuso ha estado negociando con USA. Él también, semanas atrás fue sometido al polígrafo por el FBI. Él también se destapo, con una periodista de origen austriaco –que se cuido entrando a la cárcel como visita conyugal para otro retenido-, contando por anticipado lo que la semana anterior dijo a los fiscales en versión libre. Conclusión: es cuidadoso –digamos estratega- y constituye sus seguros, sí seguros de vida. Dijo “muchas cosas novedosas”. Marcuso, el estratega, no menciono para nada a su vecino de finca, Álvaro Uribe; pero si dijo de que dejan realmente desnudos a sus protagonistas: Los Santos. Uno el experto en banderitas por la paz que ahora aparece negociando un nuevo frente paramilitar; y el otro experto en buen gobierno que aparece complotado para “tumbar” un presidente. Marcuso, o su lugarteniente ahora delinquen desde la prisión, evidencia lograda por la puja de poderes al interior de la PoliNal que le costo el paso a retiro a 11 generales. De otro lado el actual presiente, por los afanes del TLC propiciados por el terremoto político en USA, aparece en Washington en apresurada, muy apresurada, conferencia con la presidente del Senado estadounidense, en la que realmente es ella que impone el ritmo, y a Uribe le queda como única tarea nombres, condenas y no más investigaciones exhaustivas. En resumen el ejercicio de justicia a la Americana. LA HIPOTESIS: Uribe ya es incomodo para Washington en una área geopolíticamente actualmente muy compleja, a lo que se suma el cada vez mas complicado y comprometido entorno presidencial. Washington ha dejaron a su aliado Uribe “colgado de la brocha” en los asuntos del TLC, y prometen mas y mas complicaciones. Las verdades que se irán conociendo complicaran más el entorno presidencial, hasta casi asfixiar. Dejando como “única salida digna” la exigencia por parte de Uribe al Senado de la República del aceptar su renuncia, más no su investigación y menos un juicio. Vendrán elecciones y surgirá un nuevo aliado de Washington que para los demócratas sea más interlocutor con el área de gobiernos de “izquierda”. Así quizás estemos aportas de que suceda realmente algo serio. LA PREGUNTA: ¿Este diario, El País, o su propietario, mantendrá la propuesta de compra, que ha informado la prensa colombiana, realizada por el periódico El Tiempo, propiedad entre otros de los Santos del embrollo anteriormente narrado?. De ser afirmativo las directrices empresariales serán de alianza incuestionable con el gobernante cuestionado?

Anónimo dijo...

Lamento que el articulista no sea corregido por quienes en el Pasquin conocen de cerca la historia colombiana y deben saber que Uribe no ha sido alcalde de Medellín, ni que ser alcalde de esta ciudad supone algo más grave que ser primer mandatario municipal en muchas ciudades latinoamericanas.