lunes, 2 de abril de 2007

DOSIS MÍNIMA [DE RUMORES]


Mala salida. Antes de emprender su polémico viaje por Estados Unidos, el canciller Fernando Araújo recibió la advertencia del presidente Álvaro Uribe para que no se refiriera al presidente venezolano, Hugo Chávez.

Sin canciller. Sin embargo, el Ministro salió a dar las declaraciones que produjeron el agite diplomático con Venezuela, y que molestaron tanto a Uribe, que tras el incidente le dijo al propio Araújo: “No tengo canciller”.

Oídos sordos. Pero Uribe no fue el único que previno al Canciller sobre el tema. Antes del célebre viaje, Araújo se reunió con varios de sus antecesores y en una de esas reuniones le dijeron que se abstuviera de mezclar las relaciones que Colombia tiene con EE.UU. y las que tiene con Venezuela. Desoyó la voz de la experiencia.

Noticia de un secuestro. A propósito, el Canciller está trabajando con la periodista D’Arcy Quinn en un libro con el relato de su odisea de cinco años en poder de las Farc. Hay varias editoriales interesadas en publicarlo.

Más páginas. Otro libro que viene es el del periodista Gonzalo Guillén, con las conversaciones que sostuvo en un año con Virginia Vallejo, de quien se distanció hace varios meses. La obra incluye testimonios desconocidos de la ex modelo y otros testigos sobre el asesinato del ex ministro Rodrigo Lara Bonilla y la toma del Palacio de Justicia.

A la calle. Hace poco, en medio de una de sus rutinas de ejercicio en el prestigioso Club Las Lomas de México, Fernando Botero Zea fue reconocido por varios socios que, tras insultarlo, lo expulsaron del lugar. No contentos con eso, en la cartelera del club fijaron un recorte de prensa donde aparece la noticia de su condena.

No hay comentarios.: