miércoles, 28 de febrero de 2007

TRES EN UNO

Opinión de Antonio Jiménez Castañeda
Especial para Un Pasquín

URIBITO,
El próximo que debe ir a la cárcel es Álvaro Uribe Vélez, cuyos nexos con narcos y paras siguen pasando agachados, a pesar de que los suyos son peores y más graves que los de cualquier congresista de esos que ya están en La Picota.

TAMBIÉN
En el año 2002, en Barranquilla, Uribe (o Doctor Varito, como lo llamaban ciertos personajes el cartel de Medellín a los que les condecía licencias aeronáuticas en los años ochentas) se salvó de un “atentado” en Barranquilla sobre el que existen sospechas de que se fue apenas un simple montaje. Esa vez, en calidad de candidato, el Doctor Varito iba en una camioneta de Régulo Matera, reconocido narco y dueño, mediante testaferrato, del Matadero Camagüey, cuyo verdadero propietario es, de acuerdo con la Fiscalía, el narcotraficante, paramilitar y genocida alias Jorge 40.

UNTADITO
Ese día del supuesto atentado, el Doctor Varito estaba acompañado del congresista Dieb Maloof (hoy preso) y nada más ni nada menos que de Carlos Mario García, alias El Médico, en ese momento miembro activo del Bloque Norte de los paramilitares. Y, para completar, el narcotraficante y paramilitar alias El Canoso (Jorge Gelves), del Frente Resistencia Tayrona (una de las organizaciones que más cocaína ha sacado del país en los últimos años), ha dicho públicamente que se reunía con su ídolo y héroe Álvaro Uribe Vélez ó Doctor Varito. (Ya es hora de que Uribe también diga la verdad, repare a sus víctimas y se someta a la justicia. Con llamar todas las mañanas a Arizmendi para mentir, mentir y mentir por Caracol Radio no se exime de nada).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Este tipo estará en palacio hasta que los grigos digan, antes no, cuando eso pase veremos las desbandada, que el racero moral no lo dicten los hermanos del norte