miércoles, 28 de febrero de 2007

El caso Noguera

“Sólo sé que nada sé”: Uribe

Es imposible que Uribe no supiera quién era, qué hacía y qué no hacía Jorge Noguera Cote en el DAS.

Para comenzar, entre Noguera y Uribe durante cuatro años continuos no existieron filtros ni intermediarios de ninguna clase.

Noguera fue la mano negra de Uribe. Y lo fue desde cuando dirigió la campaña electoral en el Magdalena, con la eficaz asesoría de Rafael García, hoy testigo de cargo de valor incuestionable.

Alguna vez José Roberto Arango, el ex chiquilicuatro de cabecera de Palacio, le contó a El Nuevo Herald, de Miami, que, efectivamente, Uribe y Noguera eran, sin ningún tipo de mediadores, una sola sombra larga…

Durante la campaña de 2002, las finanzas en el Magdalena estuvieron a cago de Raúl Montoya, un sombrío empresario de bebidas alcohólicas, célebre por haber pagado en los años 80 a todo el aparato sicarial que empleó la mafia para asesinar al director de El Espectador, Guillermo Cano.

No es posible que Uribe no estuviera al tanto del plan de exterminio sistemático de sindicalistas y defensores de derechos humanos puesto en práctica en la costa Norte entre Noguera y los paracos de ‘Jorge 40’, Mancuso y Hernán Giraldo, el monstruoso genocida de la Sierra Nevada de Santa Marta. Así lo dicen García, los computadores de ‘Jorge 40’ y una buena cantidad de testigos de la Fiscalía.

Cuando se es Presidente y supuestamente no se sabe lo que hace en su nombre el jefe de la policía secreta que solamente atiende órdenes del Presidente, es más grave que sí saber.

Moral, política y disciplinariamente no cabe la posibilidad de no saber. Penal y moralmente el Presidente es responsable de lo que hace su mano negra.

Pero Uribe siempre sale a decir que no sabía. No sabía que la familia de la Conchi está hasta la coronilla de amistades y tratos degradantes con narcotraficantes y paramilitares.

No sabía que el ministro de Defensa tenía una amante narcotraficante (condenada en dos instancias) y que dormía con ella en la cárcel, en calidad de cónyuge. Y cuando supo, no lo dejó que se retirara; lo respaldó. ¿Lo respaldó sin saber que lo respaldaba?

Nunca supo (cómo no) que su finca, la que tiene ese original nombre de El Ubérrimo, estaba y está totalmente sitiada por narcotraficantes y paramilitares.

Nunca supo que esos señores con los que su padre hacía negocios y practicaba el rejoneo eran nada menos que los jefes del cartel de Medellín.

Nunca supo de dónde salió el helicóptero de Pablo Escobar cuando una noche se subió a él supuestamente para traer el cadáver de su padre.

Nunca supo por qué el helicóptero (otro helicóptero) que había recibido en herencia de su padre apareció así como así en Tranquilandia, el laboratorio de cocaína más grande del mundo en todos los tiempos, descubierto por la DEA y la policía colombiana en las selvas del Yarí.

No sabía que la narco-camioneta blindada en la que andaba de gira por Barranquilla era del tenebroso narcotraficante y paramilitar señor Matera. No sabía que El Canoso dice públicamente que se ha reunido con él a hablar y no propiamente de poemas cursis como lo hace con el patán ministrillo de agricultura.

Nunca supo, cuando era gobernador, que unos primos suyos andaban de paramilitares matando gente y que eran conocidos como Los Erre.

Uribe no sabe nada ni responde por nada. Y así seguirá el asunto mientras los órganos de control, la justicia y la oposición no le exijan respuestas.

Sabe cuándo fue la última vez que lavaron los cuatro orinales desportillados del aeropuerto de Neiva y sabe cuánto costaron; sabe cuántas panderetas tiene la banda de música del colegio municipal de Titiribí; sabe cuánto mide la carretera Medellín-Jardín, pero no sabe lo que sí tiene que saber y sobre lo cual debe responder.

De eso no sabe nada.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen resumen de algunas de las barbaridades conocidas y no aceptadas del tiranorsillo que tenemos como "primer mandatario", sigan en la misma tonica y no se dejen amedrantar por ministrillos de tercera...
Ricardo - Bogotá

Anónimo dijo...

Para los pendejos que Uribillo no iba a saber lo que hacia noguera, asi como no sabe muchas cosas del "señor" Mancuso. que pregunten en Cordoba a cuantos intimidaron con fusiles para que votaran por este señor y lo mas extraño es que tampoco sabe. los malos hoy son buenos y los buenos malos que descaro...